miércoles, 23 de abril de 2014

TÁCTICA: LA COMBINACIÓN EN GENERAL (16).


Si suponemos que la estrategia consiste en definir el objetivo y en trazar planes de acuerdo con él, y la táctica en ejecutar esos planes, entonces tendremos que considerar la combinación como punto culminante de la táctica. Por combinación entendemos una breve parte de la partida, dentro de la cual se alcanza forzosamente un determinado propósito. Su sucesión de jugadas forma una cadena lógica que no puede dividirse. Cuando las miramos una por una, pueden parecer carentes de propósito y hasta erróneas, y, sin embargo, constituyen una unidad sumamente hermosa. Después de una serie de movidas incomprensibles en sí mismas, aparece de repente la solución y se pone claramente de manifiesto su verdadero propósito. De esto se sigue que el objetivo debe haber sido ya concebido desde la primera jugada de la combinación. Esta es la diferencia entre el juego combinativo y el juego directo. Por un breve período de tiempo, se aplican reglas especiales y no reglas generales; predomina, como si dijéramos, un excepcional estado de cosas.
Las combinaciones siempre producen una impresión estética. La forma en que lo improbable se cpmbina aquí con lo evidente, en que la fantasía, como por arte de magia, se convierte en realidad, ejerce una irresistible atracción en todo jugador de ajedrez. La combinación se ha considerado, y con toda razón, como la culminación del arte del ajedrez.
Las posibilidades de combinaciones son casi tan ilimitadas como el número de granos de trigo en el tablero de ajedrez, de que se habla en la tan conocida leyenda sobre el origen del juego. En este capítulo investigaremos hasta dónde estas combinaciones pueden arreglarse o clasificarse más o menos. Para ello, primero discutiremos más extensamente la esencia misma de la combinación.
Toda combinación, cuidadosamente examinada, consta de tres partes:
a) Desarrollo de la idea de la combinación.
b) Cálculo de las jugadas de la combinación.
c) Valoración de los resultados de la combinación.
Todas estas subdivisiones son igualmente importantes. Quien omita la primera y empiece inmediatamente por calcular toda clase de series de jugadas, procede en forma muy improductiva; pierde tiempo y energía, porque es la excepción y no la regla que exista una combinación en una posición fortuita. Por lo tanto, sólo se debería empezar a calcular si existen razones para presumir que la posición puede probablemente contener una combinación. Los motivos que lo pueden conducir a uno a esta convicción se discutirán más adelante.
Sigue luego en importancia la valoración de los resultados. No basta con ejecutar una maniobra o con hacer un sacrificio, con la intención de colocar las piezas en buenas casillas o de capturar algún material del contrario. Uno debe estar absolutamente convencido de que el resultado no será ilusorio, de que las piezas obtendrán realmente la deseada eficacia o de que la ganancia de material no será contrabalanceada por desventajas. Porque la ganancia de material se combina frecuentemente con el desplazamiento de las propias piezas, y esto fácilmente puede resultar fatal. Sólo en el caso de combinaciones para dar el mate, es innecesario el cuidadoso examen de la situación resultante de una combinación. Uno deberá, con todo, considerar que estas clases de combinaciones son, en realidad, extremadamente raras.
Podemos llamar a las tres subdivisiones de una combinación concepción, ejecución y valoración . Las tres principales Podemos llamar a las tres subdivisiones de una combinación concepción, ejecución y valoración . Las tres principales cualidades correspondientes que determinan la habilidad combinativa del jugador son ingenio o imaginación , potencia mental o concentración , y práctica o rutina .
Aunque estas tres cualidades son igualmente importantes para las combinaciones en general, éste no es necesariamente el caso para cada combinación individual. Hay combinaciones en las que la concepción es la parte más importante y difícil, mientras que su ejecución y valoración son comparativamente fáciles. En el caso de otras combinaciones, sin embargo, aunque uno sabe perfectamente de antemano dónde debe buscárselas, no es fácil calcular sus numerosas ramificaciones. Llamaremos a la primera clase combinaciones accidentales . Como se presentan en forma completamente inesperada, parecen como un trueno en un cielo azul. Las de la segunda clase, por el contrario, son una consecuencia directa de los principios estratégicos que fueron aplicados; sirven para el propósito de comprender la idea estratégica y se ajustan al plan de la partida. Las llamaremos combinaciones sistemáticas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

gracias por tus palabras y comentarios, el intercambio de ideas nos enriquece a todos

ACTUALIDAD

Adams,M - Nepomniachtchi,I [B90] 08.12.2017 0-1

Games [Event "9th London Classic"] [Site "London ENG"] [Date "2017.12.08"] [Round "6.4"...