domingo, 26 de marzo de 2017

Proximas clases: La evolución del ajedrez

La evolución del ajedrez


Su historia y su porvenir

El ajedrez, su idea de juego, nació en China.
Posteriormente, en la India, el tablero recibió la forma conocida hoy en día y, mucho más tarde, llegó a Occidente.
Fue en la época medieval cuando se instauraron y dispusieron las reglas y normas que hoy utilizamos.
Existen dos concepciones sobre cómo nació el ajedrez.
La primera de ellas es la idea de la guerra, con dos armadas que luchan en el tablero, que es el campo de batalla. Esta idea tiene una buena base teórica, pues la torre era antiguamente el elefante y la dama el primer ministro, por ejemplo. Los nombres de rey y reina o dama, son ya del período europeo. La segunda es la tesis filosófica, que dice que las piezas son la representación de los cuatro elementos, a saber, tierra, aire, agua y fuego.
Ambas teorías son aceptables, pero la primera, la idea de la guerra, es la más práctica, aunque el ajedrez tenga también una filosofía muy profunda.
Diversos estudiosos del tema han encontrado una correlación casi exacta entre los valores de las distintas piezas del ajedrez.
De esta forma, la relación entre el peón y el caballo sería de 1 a 1.61; la del caballo con el alfil también de 1 a 1.61, e igualmente entre el alfil y la torre o la torre y la dama.
Parece, pues, que existe una relación matemática exacta entre la fuerza de las piezas, medida en la eficiencia de las mismas.
Este argumento hace pensar que hay una concepción muy profunda de cómo deben mover las piezas.
Por supuesto, en la partida de ajedrez, estos valores son variables, pues dependen también de la actividad de las otras piezas y de la estructura de la posición. Ya sabemos que, cuando el juego está bloqueado, el caballo vale más que el alfil y éste es más poderoso que el caballo cuando la posición se encuentra abierta. Pero, si lo miramos con el tablero vacío, la eficiencia del alfil y del caballo, al mover de h1 hasta a8, y calculamos cuantas casillas dominan estas piezas, la relación matemática entre ambas es de 1 a 1.61.
En realidad, con muchas piezas en el tablero, sube el valor del caballo y baja el del alfil, especialmente si el juego se haya bloqueado.
Hace ya mucho tiempo que José Raúl Capablanca dijo que la combinación de dama y caballo era superior a la de dama y alfil, y esto es cierto, pues, en determinadas cposiciones, la primera proporciona un mayor número de mates.
Progresivamente, con el paso de los años, se han dado nuevas reglas para el desarrollo del ajedrez, que le ha dado un mayor dinamismo.
Normas como la coronación del peón, el enroque o la facultad de poder salir con un peón dos escaques de una vez, han convertido un juego tranquilo en algo muy activo y de gran rapidez.
Todo ello viene movido por la lógica, que ha desarrollado un profundo trabajo intelectual.
El ex campeón mundial soviético, Mihail Botvinnik, dijo en una ocasión: "El ajedrez es la mejor ilustración, el máximo exponente, de la belleza de la lógica del hombre" .
En los primeros siglos de la práctica del ajedrez, los jugadores querían siempre atacar. Era un juego muy poco popular, que únicamente utilizaban los ricos y la gente de gran educación como motivo de diversión.
Por esta razón, eran muy apreciadas las jugadas vistosas, como entregas y sacrificios, que hicieran llegar a posiciones de mate.
Esta época del romanticismo se vio interrumpida por el español Ruy López, que con su idea de jugar 1.e4 e5 2.Cf3 Cc6 3.Ab5, introducía el sentido posicional en el ajedrez. Ya en el siglo XVIII, fue Philidor quien valoró debidamente la importancia de los peones, que anteriormente eran casi despreciados. Para Philidor, los peones "son el alma del ajedrez" .
Sólo muchos años después, Capablanca habló sobre la importancia de las estructuras de peones en la apertura o medio juego.
En el siglo XIX, el norteamericano Paul Morphy, extraordinario talento, fue quien primero entendió y aplicó la importancia del factor del tiempo, además de la imprescindible premisa del desarrollo rápido, que son los conocimientos más profundos de la esencia del ajedrez.
Las partidas de Morphy demuestran que éste había comprendido perfectamente los conceptos del factor del tiempo y del desarrollo rápido, dejando claro que los sacrificios y las combinaciones son el resultado de las ventajas posicionales acumuladas anteriormente.
Esta fue la grandeza de Morphy.
Con posterioridad vino Steinitz, que comenzó siendo un romántico, pero que asumió las teorías de Morphy y de Paulsen, creando el ajedrez moderno.
Paulsen había colaborado con ideas tan fundamentales como la superioridad de la pareja de alfiles, o la formación de peones siciliana, que intenta restringir la posición del contrario, sin abrir la propia.
Fue Steinitz quien primero intentó hacer del ajedrez su profesión.
En 1886 dió la idea de crear el Campeonato del Mundo, y creó, además, una revista de ajedrez, en la que empezó a desarrollar su teoría del balance.
Este fue su más importante éxito ajedrecístico, con el que da comienzo la teoría posicional y se abre un nuevo camino ante el ajedrez y su desarrollo.
Steinitz, aunque exageró algunas de sus concepciones, como la línea del gambito de rey donde dejaba éste en el centro del tablero, para jugar el final con ventaja, dejó bien sentadas las bases del juego posicional.
Steinitz jugó con Zuckertort el primer match por el Campeonato del Mundo, que se celebró en tres ciudades de los Estados Unidos, con un abolsa de tres mil dólares, y se convirtió en el primer campeón mundial de la historia.
Más tarde llegó Emmanuel Lasker, gran conocedor de las leyes del ajedrez, quien retó a Steinitz y le arrebató el título. Tras perder el match revancha con Lasker, Steinitz volvió a los Estados Unidos y siguió jugando. Cuando alguien le preguntó por qué seguía haciéndolo, cuando ya había demostrado que había sido el mejor durante años, le respondió: "y... ¿cómo voy a ganarme la vida?" .
La pérdida del título llevó a Steinitz al desequilibrio mental y murió poco después, totalmente loco.
Lasker continuó profesionalizando el ajedrez, tarea que ya había comenzado su predecesor. Proliferaron los torneos y matches, y se empezaron a poner buenas bolsas.
Sin pertenecer a una escuela nueva, Lasker fue el que aseguró que el ajedrez moviese mucho dinero y dio pie a que otros ajedrecistas se convirtiesen también en profesionales.
En 1911, en el torneo internacional de San Sebastián, aparece José Raúl Capablanca, que logra reunir una fuerte suma de dinero -diez mil dólares-, y le reta y quita el título mundial.
Lasker se retiró del campeonato por enfermedad, cuando ya perdía por cuatro derrotas. Posteriormente, ganó diversos torneos de gran importancia, pero Capablanca se mantuvo seis años sin perder partida.
Aparecen muchos más jugadores, entre los que destaca el gran Alekhine, quera un fanático enamorado del ajedrez, todo lo contrario de Capablanca.
Alekhine iba perdiendo por ocho a cero con Capablanca, pero logró conseguir la suma de diez mil dólares y retó al entonces campeón.
Alexander Alekhine venció por seis a tres a Capablanca, en un match que duró treinta y cuatro partidas. El derrotado nunca logró encontrar el dinero suficiente para disputar la revancha y Alekhine brilló con luz propia durante muchos años.
El era el más grande hasta 1935, momento en el que, debido a la bebida, perdió el título con el Dr. Max Euwe, aunque luego lo recuperó de nuevo.
Al margen de los campeones mundial es, el ajedrez crece gracias a las ideas de un buen número de grandes jugadores.
Durante el siglo XIX se jugaba a dominar el centro con los peones, pero es entonces cuando aparecen nuevas teorías, como las de Nimzowitsch, Reti, Tartakower, Rubinstein, etcétera, quienes piensan que también es posible jugar en el centro con las piezas.
De esta forma nacen las defensas como la Nimzoindia, la Grünfeld, la India de Rey, la India de Dama, el Sistema Reti y otras.
Por ejemplo, en 1911, Tartakower jugó: 1.d4 f5 2.c4 e6 3.Cc3 Cf6 4.e3 Ab4 5.Ad3 Ac3 6.bc3 c5, con la idea de bloqueo que luego popularizó Nimzowitsch, y que jugó por primera vez con Janovsky, en 1914, en San Petersburgo.
Sin embargo, en lo que a ideas se refiere, el primero en jugar esto fue el inglés Staunton, que en 1894 hizo: 1.f4 d5 2.Cf3 c5 3.e3 Cc6 4.Ab5, lo que es igual, pero con los colores cambiados.
Todos los datos pertenecientes al desarrollo de la Defensa Nimzoindia, pueden encontrarse en el libro "Play de Nimzo-indian Defence", publicado por el autor en 1985.
A continuación, vamos a ver un pequeño desarrollo, sintetizado, de las principales ideas estratégicas que se fueron poniendo en práctica contra la Nimzoindia.
Bronstein,D - Najdorf,M 1-0 , Budapest, Candidatos al Campeonato del Mundo, 1950.
Botvinnik,M - Reshevsky,S 0-1 , Campeonato del Mundo, 1948. 
La estrategia negra ha triunfado. El blanco se ha visto bloqueado en el centro y en el flanco de rey, por lo que se ha visto sin plan de juego.
Vamos a ver, a continuación, un nuevo ejemplo con una estrategia negra en idéntico estilo:
Geller,E - Smyslov,V 0-1 , Torneo de Candidatos 1956.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

gracias por tus palabras y comentarios, el intercambio de ideas nos enriquece a todos

Peones: PARTIDA N. 61

El centro bloqueado Games [Event "URS-World"] [Site "London"] [Date "1984.??.??"] [Round "...