miércoles, 1 de octubre de 2014

Alan Pichot, un campeón en el tablero de los sueños

Por Carlos Ilardo

LA NACION

Martes 30 de septiembre de 2014 | Publicado en edición impresa


En Durban, ganó el Mundial Sub 16, en el primer éxito de ese calibre en 22 años para un juvenil argentino / "Mi próxima meta, ser Gran Maestro", dice el pibe nacido en Almagro

La voz ronca, a través del teléfono, denota el cansancio; la risa espontánea, brisa amable de felicidad que lo dispara hasta los astros. A los 16 años, con 9 puntos en 11 ruedas, el joven Alan Pichot acaba de consagrarse campeón mundial Sub 16, una categoría en la que actuaron 100 participantes de más de 50 países, en el Festival de la Juventud que se disputó en Durban, Sudáfrica. "Sin dudas esto es lo más importante que me pasó en mi carrera", le contó a la nacion desde la habitación 2232 en el hotel Elangeni Maharani el flamante rey del ajedrez, vecino del barrio de Almagro, hincha de Boca y estudiante de tercer año de la escuela William C. Morris. Alan aún no tomó conciencia de su logro deportivo; es que, con su triunfo, la Argentina cortó una racha de 22 años sin títulos mundiales en el ámbito del ajedrez internacional.

"La verdad es que no lo sabía; no recordaba que el último campeón mundial fue Pablo Zarnicki, en 1992. Tené en cuenta que yo nací en 1998", soltó entre risas y con espontaneidad durante la charla telefónica, mientras lo escuchaba su entrenador, el gran maestro Sandro Mareco. En el año en el que Alan nacía, Diego Flores, que fue entrenador de Pichot, logró el subcampeonato en Oropesa, España, en la misma categoría. Ahora, el alumno superó al maestro...

"La actuación de Alan fue excelente. Si continúa dedicándose duro y con humildad, llegará muy lejos. Hace apenas un par de meses que trabajamos juntos", dijo Mareco, el segundo mejor ajedrecista argentino en el ranking internacional y que lo preparó especialmente para esta competencia. Y agregó: "Alan fue forjando su estilo con varios maestros; últimamente tuvo a Sergio Slipak y a Andrés Rodríguez. Se trata de un chico con un juego muy intuitivo, con ideas y fuerzas tácticas, lo cual, sumado a su ambición, lo convierte en un gran luchador sobre el tablero".



Pichot pertenece a la raza de ajedrecistas acostumbrados a vivir con lo nuestro; la falta de apoyo a su vocación lo llevó junto a sus padres a golpear diferentes puertas para seducir auspiciantes. En sus citas con empresarios o políticos, a él y a los suyos, las promesas vanas se les escaparon con el viento. Ni la conquista de los campeonatos argentinos Sub 10, Sub 12, Sub 14 y Sub 18 (éste último cuando tenía sólo 12 años, en 2010) bastó para atraer algún mecenas. Sin embargo, esta vez fue diferente.

"Sin la ayuda del Enard yo no habría viajado a Sudáfrica. Y también fue muy valioso el aporte de mi club, el Círculo Torre Blanca, porque organizaron festivales para recaudar dinero para que yo pudiera representar al país", contó Pichot, que en los fines de semana representa a la Universidad Tres de Febrero (Untref) en la Liga Nacional de Ajedrez.

Hace seis años, tras una nota en la nacion ("El precio de una pasión"), en la que los padres de Alan, Daniel y Mariela, contaban las peripecias que sufrieron (gastos por más de $ 50.000) a lo largo de ese 2008 para que su hijo participara en el Mundial de Vietnam (allí, en el Sub 10, acompañado por su entrenador Hernán Perelman, finalizó 5°), el empresario Daniel Hadad financió en silencio la carrera del joven talento. La ayuda se prolongó durante tres años; fue una época de magra cosecha para el joven que, durante su etapa en la escuela primaria, sufría problemas de atención en la clase porque, según los especialistas, poseía una capacidad de comprensión superior a otros chicos de su edad.
En 2013, días antes de su cumpleaños Nº 15, Alan, cuyo apellido lo liga en cierta manera con el reconocido ex rugbier Agustín Pichot -los padres tienen un vínculo familiar muy lejano-, efectuó una jugada para la memoria: la conquista del título de maestro internacional, con la más corta edad en el historial del ajedrez doméstico. Toda una hazaña.



-¿Pudiste dormir la noche del domingo, en la previa a la última rueda del Mundial?

-La verdad que no; no sé cómo todavía estoy despierto. Con Sandro terminamos de preparar la partida a la 1.30 del lunes, pero después no me podía dormir. De pronto vi el reloj y eran las 8; me di una ducha, bajé a desayunar y a las 10 estaba frente a la mesa. Allí se me desataron todos los nervios.


-¿Qué pasó?

-Algo que nunca me había sucedido. En la noche previa a la última rueda la organización modificó el sistema de desempate; yo me preparé sabiendo que, si ganaba, era campeón, pero ahora me informaban que, si el rival que me había vencido en la 10» rueda, el italiano Francesco Rambaldi, ganaba su partida, él sería el nuevo campeón. Por suerte yo gané mi partida (al ruso Maxim Litninov), él empató con el francés Bilel Bellahcene, y ahí me di cuenta de que nadie podía quitarme el título.

-¿Qué te aconsejaba tu entrenador durante el torneo?

-Lo principal era mantener la calma y la concentración; no emocionarse antes de tiempo, porque cuando uno está con muchas emociones es difícil pensar tranquilo.
Con la flamante conquista, el joven Pichot, además, sumó su primera norma de Gran Maestro (son necesarias tres de ellas para la obtención del título, la máxima jerarquía que puede alcanzar un ajedrecista), acaso su próxima meta. "Yo siempre repetía que mi sueño era ser campeón mundial. Bueno, lo alcancé en una categoría menor; quiere decir que estoy en el buen camino, pero sin dudas el objetivo próximo será convertirme en Gran Maestro . Y para eso trabajaré. Pero por ahora quiero disfrutar de este título y volver a encontrarme con mi familia y amigos", agregó. Alan Pichot, un pibe de barrio con corazón en blanco y negro, que un día, en 2003, se acercó al mundo del ajedrez y nunca más pudo o quiso alejarse. En plena juventud acaba de establecer una nueva marca, y ocupa un lugar entre los elegidos. Ahora, lo aguarda un nuevo desafío: convertir los nuevos sueños en realidades. Y tiene el talento para intentarlo.

2 comentarios:

  1. Hola Ferchu: Muchas gracias por tu página, por el excelente trabajo tuyo y de tus colaboradores, y por mantenernos siempre bien informados. Y que Alan sea la próxima gloria del ajedrez argentino y americano. Un abrazo.

    ResponderEliminar

gracias por tus palabras y comentarios, el intercambio de ideas nos enriquece a todos

Peones: PARTIDA N. 61

El centro bloqueado Games [Event "URS-World"] [Site "London"] [Date "1984.??.??"] [Round "...